11 abr. 2011

Empleamos la mayor parte del tiempo de nuestra vida intentando encontrar la felicidad plena y no nos damos cuenta de que la felicidad está en comerse un buen plato de patatas revueltas cuando tenemos hambre

No hay comentarios:

Publicar un comentario